OJO CON EL INTI

ENTREVISTA – OPINIÓN

Al final de esta nota se adjunta entrevista a Sebastian Valdomir, delegado de ATE y afectado por los despidos masivos ejecutados desde el Estado Nacional.

Desde el pasado viernes 16 de Enero, en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, trabajadores despedidos del organismo llevan adelante una toma pacifica de la instalación central en Av. General Paz 5445 en Buenos Aires. Son 258 despidos en un sector altamente sensible del Estado. Hoy miércoles 14, a un mes del recibo de los telegramas de despido, se concertó una reunión entre los trabajadores y las autoridades del Instituto en la cual se firmo un Acta Compromiso sin condicionamientos para que el INTI reinicie sus actividades y se espera una próxima reunión para el día viernes en la cual se exige que sean reintegrados los tecnologos, científicos, ingenieros y auxiliares que fueron despedidos el pasado enero.

Por dar un ejemplo, el INTI regula que los medidores de luz funcionen correctamente, o sea, que Jose EDENOR, Pepe EDESUR y todas las prestadoras de servicio eléctrico del país te cobren lo que corresponde y no se les escape un cero de mas en la boleta. O controlan el correcto funcionamiento de los surtidores de combustible para que no te cobren 10 litros y te carguen 5.

También, por ej., certifican que los juguetes importados que entren al país sean inocuos en sus materiales. O sea, que tus hijos no mueran envenenados en cuanto se lo lleven a la boca.

Pero por acaso, hay mas. Mucho mas. La cantidad de certificaciones de calidad industrial que se emiten a través del INTI son innumerables, todas ellas costosas al bolsillo y la salud de la población. Pero aparte, también son responsables, junto con otras instituciones publicas también desguazadas en los ultimo años como el CONICET, del desarrollo industrial nacional y del PATENTAMIENTO de dicho desarrollo. Por tirar un ejemplo imaginario de este cronista, desarrollan las patentes de software para automatización de trabajo agropecuario que ahora se importa de EE.UU, o instrumentación medica que ahora se exporta de la Unión Europea.

  • Se dejan espacios libres en el control y regulación de los mecanismos de cobro por parte de los prestadores de servicios (luz, gas, agua, combustibles) que, casualmente, están en manos privadas y gestionadas desde el Estado.
  • Se restringe fuertemente la regulación al ingreso de importaciones, haciendo mucho mas permeable la frontera a la entrada de mercadería de dudosa calidad de producción al país, transformándose en una hermosa oportunidad para que las potencias industriales vuelquen hacia el sur todo aquello que sobra en el norte por ser inútil, o peligroso.
  • Se pone a dormir la siesta al desarrollo tecnológico nacional que sustituiría las importaciones y la dependencia tecnológica de los países y las empresas a las que el Presidente Macri le ato los cordones en Davos, en la cumbre de la OMC y en otras instancias multilaterales, que es un eufemismo de aquellas reuniones en la que los ricos se comen a los pobres.

Los argumentos del “think tank” oficialista son los sabidos. Que son todos ñoquis, que el ausentismo, que entraron todos en el gobierno anterior, que las tareas se pueden hacer con menos gente.

 

 

Como deja clara la entrevista a Sebastian, donde comunica que el 80 por ciento de los trabajadores despedidos cobro en su ultimo sueldo el presentismo, el problema pasa por otro lado. Cuando se habla del gobierno anterior, mas allá de nuestras apreciaciones personales, los voceros del ajuste eluden decir que ellos toman por “gobierno anterior” a todo el conjunto de gobiernos Kirchneristas, lo cual abarca 12 años de gestión Estatal, y no debería sorprendernos ni mucho menos disgustarnos que se agrande la planta estatal de un organismo fundamental y estratégico en una década entera. Lo de los ñoquis obviamos discutirlo como quien no gasta energía prendiendo la luz de calle a las 3 de la tarde.

 

Esta claro que los ganadores en esta jugada no son los consumidores, mucho menos los laburantes que ven seriamente comprometida su continuidad laboral. Para encontrarlos habría, cree uno, que mirar del otro lado del hemisferio a quienes desde hace dos años vienen redactando en forma de “papper”, o su homologo en alemán y otros idiomas, las leyes económicas y las políticas publicas de la Argentina. Quienes felicitan al gobierno Nacional por su política “realista”* pero piden mayor libertad de mercado, como si hace mucho el mercado no gozara de mucha mejor salud y libertad cívica que el resto de los seres humanos. Y también buscaría, fronteras adentro, a aquellos buenos gerentes que cumplen funciones empresariales enquistados en el Poder Público, cuyo nombre empieza a parecer una broma de mal gusto tanto como la Estatua de la Libertad.

Para aquellos que quieran ver hasta que punto se toma en serio la constitución de una política “realista”, recomendamos la lectura de la nota publicada en el blog El Cohete a la Luna en la nos cuenta y contando nos des-hasna sobre que tan “reales” son las presiones ejercidas para en este caso concretar el desguace del Instituto Nacional de Tecnología Industrial. Son empresas españolas con nombre y apellido parte del entramado de desguace.

El Estado esta de remate. Ah sido abordado por una gavilla de empresarios que vienen a hacer realidad los sueños y las aspiraciones de aquellas familias oligárquicas que desde la llegada Europea han esquilmado al pueblo todo y sin escrúpulo alguno a la hora de subordinarse al poder fáctico de turno. Apoyaron a la “madre patria” hasta ultimo momento. Recibieron a las tropas inglesas con bailes y agasajos mientras en la calle la población se batía cuerpo a cuerpo con el invasor. Le regalaron 3 provincias al imperio portugués y permitieron su invasión con tal de aplacar la “rebelión artiguista”. Crearon la deuda externa y cada vez que tuvieron el poder la aumentaron junto con sus fortunas cargando le verdadera pesada herencia sobre las espaldas de los que no fueron ni serán nunca invitados a la fiesta. Derogaron las leyes populares, enajenaron los bienes comunes mal llamados recursos naturales, brindaron con el Consenso de Washington y desearon la muerte de todo proceso de integración Americana. No es odio de clase, es reflexión histórica.

Estoy seguro de que todos recuerdan, por propia vivencia o por memoria social, que en este país miles de científicos, ingenieros y demás técnicos se jubilaron como choferes de taxis.

Uber no es una mejor opción de país.

El Estado esta de remate, y si los dejamos, el futuro también.

Secured By miniOrange