MASACRE DE PERGAMINO – EL ESTADO ES REPONSABLE

MASACRE DE PERGAMINO – EL ESTADO ES REPONSABLE

Like
170
0
Miércoles, 29 marzo 2017
Noticias

EL ESTADO ES RESPONSABLE.
JUSTICIA POR LOS PIBES DE PERGAMINO.

Provincia de Buenos Aires, Pergamino. Comisaria 1era. Un calabozo de los tantos de la provincia. Sobrepoblado, como todos. Se prenden fuego colchones, no son ignífugos como deberían. Se desata un incendio. En el calabozo cerrado las llamas se cobran la vida de 7 personas. Familiares de los detenidos recibieron mensajes de texto pidiendo ayuda y diciendo que la policía los iba a matar.
Hasta acá, una crónica impersonal de un echo conocido por algunos y olvidado por la mayoría en la vorágine concienzudamente aplicada por los emisores de noticias.

Lo narrado sucede el 2 de marzo ultimo en la localidad de Pergamino, dentro de la Comisaria 1era ubicada en la que es la manzana mas custodiada y vigilada del lugar, a escasos metros de la sede municipal y edificios de gobierno. En los echos concretos dos elementos nos saltan a los ojos en primera instancia:
1ero) los bomberos encargados de apagar el incendio tardan 40 minutos en llegar, como si tuvieran que cruzar el microcentro al mediodía.
2do) El calabozo no puede abrirse para que los que se encuentran presos de las llamas (valga la analogía) puedan escapar, debido a que los barrotes estaban muy calientes y no se encontraba la llave de la celda.

Es responsabilidad del Estado velar por la salud y vida de las personas en general, y con particularidad de aquellas que se encuentran bajo su tutela dentro de establecimientos estatales. Una demora tan notoria en la llegada de los bomberos responde a una como mínimo negligencia en su convocatoria o en su respuesta. El no abrir una celda que se prende fuego con personas adentro es un crimen de responsabilidad policial. Pero hay cuestiones previas que no pueden ser desestimadas.

La utilización de comisarias como establecimientos carcelarios esta prohibida por ley pero es incumplida impunemente. Todos los gobiernos bonaerenses han tenido la misma indiferencia a la hora de poblar los calabozos de las dependencias policiales, en su mayoría con pibes jóvenes de las barriadas populares. Con mayor frecuencia en el gobierno de Scioli con la llegada a *Seguridad del sheriff Alejandro Granados, y con un aumento escalofriante con la llegada de la dupla Vidal-Ritondo, llegamos al punto mas álgido con el máximo de presos en comisarias, al día de hoy un 172,8% de sobreocupacion. Hablamos de decenas de miles de personas detenidas sin condena por tiempo indefinido, sin condena significa que ninguno de ellos a sido declarado culpable legalmente, aunque se le aplique esta categorización en los hechos. Esto es una realidad abrumadora en la Provincia de Buenos Aires pero sucede a lo largo y a lo ancho del país. Como ejemplo para que se entienda lo de la sobreocupacion de los calabozos: la división del espacio del calabozo incendiado dividido por la cantidad de detenidos en su interior da 2,30 m2 por persona, lo que equivale a un cuadrado de 1,5mtrs de cada lado por detenido. Intenten el ejercicio de imaginar, usted lector/a, su vida dentro de un perímetro no mas grande que 3 baldosas por cada lado, en compañía de 6 seres humanos mas, durante meses, con un inodoro para compartir. Cuanta insatisfacción, degradación y violencia puede desatar esa condición.
Hasta aquí una ilustración de lo que acontece en las comisarias de la Argentina, donde la tortura y la extorsión son el pan de cada día, junto con los atropellos y abusos practicados a familiares y visita. Basta desembozarse de la miopía mediática para saber que no todas las personas que caen en un calabozo son culpables de algún delito. Basta un sesgo de humanidad para entender que nadie merece un trato inhumano semejante.

CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Las muertes de estos 7 pibes fue una muerte anunciada y con mas antecedentes de los que deberían siquiera concebirse. Por solo citar uno emblemático, el 15 de Octubre de 2005 en el penal de Magdalena un incendio provoco la muerte de 35 internos. El servicio penitenciario disparo balas de goma a aquellos que intentaron huir, en un presunto intento de contener una fuga. Una de las peores masacres ocurridas en un establecimiento penitenciario, pero no la única. Y al igual que en otros casos, la impunidad ah sido el fruto que la (des)memoria ah permitido y la justicia-mediática facilitado. 11 años después, aun no se ah llegado al juicio oral. Y eh aquí la razón: el interlocutor que la justicia valida para narrar los echos y sus causales son las fuerzas de seguridad, a todas luces parte involucrada y totalmente parcial.
Lo mismo sucede en lo referente a la Masacre de Pergamino. Se ah instalado (durante los 3 días posteriores a los echos, ya que después desapareció descaradamente de los portales de noticias) en los medios que el incendio fue producto de una pelea interna, luego de no poder implantar que se había tratado de un motín. Una pelea entre dos detenidos devino en el incendio intencional de los colchones y esto causo el desastre. Fuente: los policías encargados de que ni una cosa ni la otra sucediera,y en caso de que de igual manera pasase, los encargados de abrir la puerta para que 7 cuerpos no fueran incinerados.

Poco antes de que todo este echo, familiares de los detenidos recibieron mensajes pidiendo auxilio desde dentro de la comisaria, diciendo que la policía los estaba reventando y que los amenazaban con matarlos. Muchos de estos familiares llegaron a las puertas de la comisaria 1ra pero les fue negado el acceso. El humo que empezó a salir de su interior presagiaba lo peor, y mas familiares avisados que algo andaba mal ahí dentro empezaron a congregarse en la puerta. La respuesta del los uniformados fue la represión/dispersión con balas de goma bastonasos y gases. Igual respuesta a la brindada a los vecinos de pergamino por un reclamo por las inundaciones, cortesía de la policía local y el intendente Javier Martinez (PRO).
Los mensajes de texto avisando de la paliza policial y el violento accionar de la misma para con los familiares congregados en la puerta de la dependencia han sido desestimados por la justicia, sin lugar a dudas apodada muy por encima de lo que sus méritos le brindan. Es menester romper el cerco mediático y establecer sin ambigüedades que la policía no puede ser relatora de echos en los que esta involucrada penalmente.

Para el siempre necesario chivo expiatorio de la causa, fueron removidos de sus cargos un oficial y un sargento de la dependencia. Esto sucedió sin ninguna repercusión mediática para colaborar a no agitar el avispero, pero dista abismalmente de ser la adecuada respuesta a y de quienes detentan la responsabilidad de lo ocurrido. Como siempre el hilo se cortó por lo mas fino y los responsables políticos inmediatos, Maria Eugenia Vidal y Cristian Ritondo son los grandes ausentes de esta historia. Las políticas nacionales de Seguridad se incumplen en sus aspectos de Derechos Humanos y se recrudecen en los aspectos represivos. En los últimos meses las promesas de mano dura de la campaña de Cambiemos han demostrado ser mas fascistas incluso que lo anunciado en la intentona de seducción electoral. Hoy se discute y se pretende imponer socialmente la necesidad de bajar la edad de imputabilidad para los menores de edad, en una clara intención de criminalización de la niñez. El intento cada vez mas avanzado de reformar la ley 24.660, que regula las condiciones de vida dentro de las cárceles y su reglamentación, es una reforma regresiva que no solo va en contramano con todas las directivas internacionales que impiden la regresividad de las leyes en materias de derechos humanos sino que va a empeorar drásticamente las situaciones de encierro, y por ende el post-encierro y la violencia social. Aunque no es motivo de esta editorial opinar sobre la incidencia de las políticas carcelarias en lo que se denomina el “negocio de la inseguridad” queremos dejar constancia que huele a podrido lo que se cuece en los pasillos ministeriales, que bajo la necesidad de ofrecer pan y circo disfrazado de seguridad social en sus satélites mediáticos, los dirigentes políticos están llevándonos a un retroceso represivo de explosivas consecuencias.

JUSTICIA PARA LOS PIBES DE PERGAMINO.

EL ESTADO ES RESPONSABLE.

NO A LA BAJA DE LA EDAD DE IMPUTABILIDAD

NO A LA REFORMA DE LA LEY 24.660

REFORMA URGENTE DEL SERVICIO PENITENCIARIO FEDERAL

REGULARIZACIÓN URGENTE DE LA SITUACIÓN EN LAS COMISARIAS Y DEPENDENCIAS POLICIALES.

El silencio construye impunidad. Nunca mas es nunca mas.

Colectivo Editorial Zon de trope 99.3– Radio Libre Producciones

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *