URBANIZACION CON PRIVATIZACION

URBANIZACION CON PRIVATIZACION

Like
451
0
Lunes, 15 mayo 2017
Noticias

Tras bambalinas se cuecen habas.

En el barrio de Chacarita, en la Ciudad de Buenos Aires, se viene desarrollando un proceso de conversión territorial bajo el paraguas de una supuesta Urbanización del barrio “Playón de Fraga”. Los vecinos de dicha barriada popular llevan años discutiendo e impulsando un plan de urbanización que contemple primero a la totalidad de los habitantes y segundo la titularidad de sus viviendas. Pero el proyecto votado en la legislatura porteña y aplicado por el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) huele a negocio inmobiliario por todos sus poros. En el medio queda de todo. O mejor dicho, pretenden que no quede nada. Asociaciones civiles, organizaciones políticas, un FERROCARRIL DE LARGA DISTANCIA, estructura ferroviaria, y CENTENARES DE FAMILIAS DEL PLAYON DE FRAGA

Si tiene cuatro patas, ladra y mueve la cola, es un perro.

Si los acuerdos incluyen contratos secretos con empresas como IRSA, los planos cambian más rápido que los diputados de bando y no existe concesión formal de las tierras a trabajar, es un negocio inmobiliario.

 

 

 

LA UNICA VERDAD ES LA REALIDAD

AGUAS SERVIDAS, TRAMPAS ELECTRIFICADAS Y CLOACAS QUE NO EXISTEN

Y esta duele como duelen las mentiras y las injusticias. Hace una década que se reclama la presencia estatal para hacerse responsable de la estructura que le corresponde como contra-parte de la abultada recaudación impositiva del gobierno porteño. En el playón de Fraga se asiste a una emergencia sanitaria de proporciones mayúsculas producto de esta ausencia.

Las cloacas brillan por su ausencia y los pozos ciegos a cielo abierta brillan por su peligrosidad. Las inundaciones del barrio de Palermo son hasta pintorescas si se las compara con el desborde escatológico (mierda señorxs, mierda) de los pozos ciegos que inunda las calles de tierra de fraga cada vez que caen 10 gotas de más. Cuestión adicional el peligro que representan estas aberturas cloacales en un lugar donde transitan centenares de niños y niñas todos los días, llueva o no.

La plata esta, quien la tiene es un misterio. Un misterio para nosotros, una jugosa repartija para ellos.

 

 

 

En el barrio el cableado eléctrico es digno de un cuadro impresionista. La necesidad y el ingenio diagramaron una forma de darle corriente eléctrica a todos los vecinos, pero atenta contra su seguridad. El estado, bien gracias. No es falta de tiempo ni el regalo de un servicio que recauda tanto para los amigos de los funcionarios, el estado se encuentra ausente por qué no quiere legitimar a quienes les guste o no habitan el barrio desde hace más de una década.

El agua potable, derecho humano inalienable, es la caja de un puñado de funcionarios y empresarios donde la línea divisoria es casi inexistente. Los camiones cisterna que proveen de agua al barrio son una quimera donde nunca se sabe a ciencia cierta cuánta agua hay para cada manzana y muchas veces varias casas quedan afuera del reparto. Los reclamos caen un saco roto y las distintas oficinas encargadas del asunto de desentienden del tema pateándose la pelota mutuamente.

De nuevo, la plata esta (o al menos eso dicen los dictámenes de la legislatura y los papeles pintados que esgrime el IVC), el problema es quien la tiene, y sobre todo que hacen con ella. Por qué si la plata está, a los vecinos les encantaría saber dónde. Por qué en el barrio no se nota.

 

 

 

La ley aprobada en la legislatura no fue aceptada por los vecinos. Por eso, luego de mostrarles un proyecto de ley más cercano a los intereses de los vecinos y vecinas, entre gallos y medianoches metieron el proyecto desaprobado por la ventana de la legislatura. Y con la siempre anuencia de los distintos colores parlamentarios, la convirtieron en ley entre bombos y platillos anunciando un proyecto ejemplar. Ejemplar distintivo de un negoción para unos pocos y un peligro para unos muchos.

El IVC (Inst. de Vivienda de la Ciudad) cuenta con un prontuario que haría dudar a cualquiera a la hora de cerrar un trato con estos muchachos. Estafaron a  decenas de familias con viviendas fantasmas a la venta en Casa Amarilla. Les cobraron por propiedades que no existían. Tiene cuatro patas y mueve la cola.

En el Patronato de la Infancia, mas conocido como PADELAI, entregaron a las  familias desalojadas cheques sin fondo. Si, cheques sin fondo. Ladra.

Experiencias similares se sucedieron en la 31, en la Rodrigo Bueno, y en la Boca donde los “casuales” incendios en conventillos de la zona despejaron el camino para la especulación en ladrillos.

ESTÁN REVENTANDO LAS ULTIMAS JOYAS DE LA ABUELA.

QUIEREN UNA CIUDAD PARA UNOS POCOS. Y PARA ESO DESPLIEGAN UNA ENORME BATERIA DE PUNTEROS, TRAIDORES A SU PUEBLO, MEDIOS DE COMUNICACIÓN, EXTORSIONES LISAS Y LLANAS, ZANAHORIAS DISFRAZADAS DE PROMESAS TENTADORAS Y ARTILUGIOS LEGISLATIVOS.

CUANDO LAS TOPADORAS GOLPEEN LA PUERTA, VA A SER TARDE PARA PREGUNTARSE QUE SE HIZO MAL.

AL MACRISMO NO PUEDE CREERSE-LE NI UN TANTICO ASÍ.

ES UN PERRO.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *