AL PAN PAN Y A LA DERECHA DERECHA

Un ventarrón con olor fascismo del Siglo XXI recorre el planeta a una velocidad solo comparable con la de las nuevas tecnologías dedicadas a la vigilancia y el aumento de la brecha entre ricos y pobres.
Un puñado de familias acumula mayor riqueza que el PBI mundial mientras cada vez más millones de personas subsisten en ecosistemas de miseria y su correspondiente violencia, en una postal que ya no es patrimonio exclusivo de países periféricos acosados por la rapiña imperialista de los países centrales, sino que asola las barriadas cercanas de los mismísimos centros de poder. El fascismo chabacano de dictador bananero ya no es solo cuestión de paisuchos del tercer mundo. Trump, Bolsonaro, Jeanine Áñez y otros dan la nota. Expresiones como Boris Jhonson en Reino Unido, Marine Le Pen en Francia, Vox en España o La Liga en Italia son sus versiones europeas, por supuesto siempre mas refinadas.
Como dijimos los ricos son muy muy pocos y los pobres son muy muy muchos, por lo que los números no cerrarían en la regla de tres simple a la hora de intentar explicar los desesperantes aumentos del caudal electoral de estas fuerzas políticas que, curiosamente, desprenden en sus discurso una biliosa destilación de la anti política que ah llegado a ganar incluso la presidencia de tres de los países mas importantes de la región. Suponiendo que lo que importa son los votos y no quien los cuenta, al revés de lo que decía Stalin, no existe otra explicación que el contar con que cada vez mayores proporciones del pueblo trabajador de estos países esta volcando sus votos a estas viejas/nuevas fuerzas de extrema derecha.


Les pedimos un poco de paciencia. El qué y el cómo.

  1. La Cortina de Hierro o la cortina de humo
    La trans-nacionalización, y fractura en enorme multiplicidad de las unidades productivas de las empresas del capitalismo al estilo Norteamericano, implementado a toda maquina desde la caída del muro hasta acá, empujó hasta el paroxismo la explotación criminal de la fuerza de trabajo de los países mal llamado pobres y el empobrecimiento de la fuerza de trabajo de los países capciosamente llamado ricos.
  2. Free World
    Resulta que una fabrica entera que produce un auto o una computadora, de un país central de occidente como puede ser Italia, Francia, EE.UU, o Inglaterra, se divide en 30 fabricas repartidas entre el áfrica subsahariana, el sudeste asiático, y cuando no, América Latina. En una se fabrica una rueda, en otra los vidrios, en otra los frenos, y asi sucesivamente hasta llegar a la ensambladora. Cada fabrica se ubica según el abaratamiento del costo en materia prima y flexibilizacion laboral de la legislación local.
  3. Me voy de casa, mamá
    Estas fabricas repartidas por el globo pero sujetadas en pocas manos explotan al pueblo trabajador del país donde se instalan, ya empobrecido víctima de las guerras, dictaduras, deudas externas usureras y programas de libre comercio en los últimos 200 años. La inevitable crisis de superproducción y la mutación capitalista hacia un sistema de especulación financiera, una gigantesca timba virtual, desemboca en el abandono total de inversiones desarrollistas de infraestructura, lo aparte de sostener profundiza la pauperización de las condiciones de vida de las periferias urbanas en amplio desborde demográfico.
  4. Toc toc
    Cualquiera podría decir que entonces, principalmente, el problema es del áfrica subsahariana, el sudeste asiático, y de América Latina. Un clásico. Pero ya no, el fuego cruzó la provincia y llegó a la capital. En las potencias principales y sus lacayos occidentales, el desmantelamiento de las casas matrices de las empresas en su casa de origen ah ido dejando cada vez mas personas al margen del mercado laboral calificado y no calificado. Pueblos enteros fueron formados en torno a grandes firmas empresariales que hoy no tienen mas que una oficina en su país natal. Se trata de millones y millones de personas que perdieron su fuente de trabajo y muchas veces el de todo el entorno social que los rodeaba. De carpinteros, mecánicos y diseñadores, a personal de maestranza, transportistas y comerciantes circundantes o de relación indirecta.
    Es la crisis de devastación que acá dejó el cierre de los ferrocarriles, pero en versión metrópolis.
  5. Queremos sangre!
    Pues bien, las tres décadas de aceleración que lleva este proceso son las suficientes para que haya una generación que recuerda un tiempo distinto de dignidad laboral y movilidad social, junto con una que nació y creció entre el desempleo, la desidia Estatal del neoliberalismo y el libre mercado. Acusan recibo de que sus clases dirigentes se han enriquecido obscenamente a costa del empobrecimiento propio, una gavilla de tecnócratas que desde un lejano y confortable sillón administra el pellejo que los demás dejan en el asfalto cotidiano. Y ciertamente… tienen razón. Obtuso sería criticarlos por ello.
    El espejismo del Sueño Americano se parte a pedazos junto con la evidencia de que el Estado de Bienestar Europeo es para algunos pocos, y cada vez menos. Nunca antes en la historia se generó tanta riqueza como ahora, y nunca antes hubo tanta gente pobre. Se globalizo la pobreza mientras se hiperconcentró el capital.
    El problema, el gran problema, es que producto de la manipulación y la miseria, junto con la identificación de los fariseos de la política como causantes del desastre, este pueblo trabajador empobrecido o explotado coloca también a los inmigrantes, las diversidades étnicas y por supuesto sexuales e identitarias, el movimiento feminista y cuando no los comunistas, en el mismo lugar. El «extraño» y «extranjero», palabras primas hermanas, es el causante del problema junto con políticos que no hacen nada por evitarlo. Se invierte la ecuación. Entonces estas masas buscan la explicación del declive económico y social en la destrucción de la moral y las buenas costumbres, pero lo hacen en el lugar equivocado. No son la migración, ni las diversidades, ni los comunistas ni mucho menos el movimiento feminista, los causales del problema, mas bien son su producto, sus contra reacciones y sus aportes alternativos de solución. El problema es un sistema pergeñado desde su comienzo para que ganen unos pocos en detrimento de todo el resto.
    Lo que hay que preguntarse. es a que límite, fractura, crisis o instancia llegó este sistema, y para ello es importante intentar comprender como llegamos hasta acá.
  6. Mesías
    Un militar ignorante y bruto como chupete de madera gobernando el país mas grande el hemisferio Sur en este momento, se vuelve una perversa ironía al llamarse Jair Messias.
    A lo largo de la historia, cada vez que el Imperio necesitó un reajuste de sistemas por que la mecha esta muy corta, aparece alguien bien decidido a donde apuntar para resolver el problema y alguien bien decidido a financiarlo.
    6.1 (1900 – 1940) Cuando se puso feo después del desangramiento que significo la puja imperialista conocida como Primer Guerra Mundial, en medio de la hambruna y el caos en Europa, aparecieron los Hitler, los Mussolini, los Stalin y los Franco. Viendo Estados Unidos que una mayor destrucción de Europa lo dejaba muy bien parado para arrebatarle el podio a Inglaterra se dedico a financiarlos de uno u otro modo mientras le fueron funcionales.
    El resultado, sabido, fueron disidentes políticos, inmigrantes, y diversidades etcnicas sexuales y religiosas, masacrados de a millones.
    6.2 (1940 – 1990) Se caldeaba el asunto en Latinoamerica, que había pasado su primer siglo de vida desde las primeras revueltas independentistas y pretendía equilibrar la desdibujada balanza que el colonialismo había impreso a su aparato productivo y la soberanía sobre sus recursos naturales, pasados de mano en mano por potencias extranjeras. Entonces a los Somoza, los Videla, los Pinochet y tantos otros que no cabrían en esta editorial, le llovieron dolares que atornillaron dictaduras bañadas en sangre desde el sur del Río Bravo hasta el estrecho de Magallanes, en nombre de combatir al comunismo y preservar las buenas costumbres occidentales y cristianas.
    6.3 (1990 – 2008) Cae el muro de Berlín y con el, él mayor gigante con pies de barro que el mundo haya conocido: la Unión Soviética. Estados Unidos pierde su principal enemigo, y ahí según Malthus, el factor aglutinante de una sociedad con ricos cada vez mas ricos y pobres cada ves mas getificados, junto con el comienzo del fin de las reservas de petroleo convencional estadounidense que posibilite continuar su expansión. Entra en juego la globalización, el primer experimento de burbuja financiera con la crisis del .com, el saqueo de bienes estratégicos en una nueva fase y la piedra fundacional del fascismo moderno. George Bush hijo, heredero de otro buen hijo de dios, repite una de manual con un atentado de bandera falsa que permite a la anabólica corporación bélica gringa llevar la guerra a todo el norte de áfrica oriente medio, a la vez que decreta la Ley Patriótica el 26 de Octubre de 2001 según la cual desde entonces pueden allanarte, detenerte, torturarte, y encarcelarte, en cualquier lugar del mundo sin que puedas ver a un abogado, y enviando a los países díscolos productores de energía a la edad de piedra, incluso siendo algunos sus antiguos socios. Junto a él, los Tony Blair, los Sarkozy, los Zapatero, los Berlusconi.
  7. Hoy
    En el 2008 la crisis de la burbuja financiera crediticia deja al mundo culo para el norte. Curiosamente, bancos y corporaciones, causantes del estallido, salen muy bien parados luego de inmensurables rescates Estatales con fondos públicos. Desde entonces, las crisis sociales no han echo mas agudizarse y año tras año los anuncios de cisnes negros en la economía globalizada se combinan con las mucho mas palpables consecuencias del destrozo medio ambiental producido por el consumo irresponsable de los recursos naturales traducido en desertificación, sequías, inundaciones y enfermedades. El echo de la sobre población y hacinamiento e los centros urbanos que alguna vez ofrecieron cantos de sirena de progreso y hoy solo deparan explotación y carestía del costo de vida.
    Estallan las tensiones sociales en EE.UU donde un Presidente Negro y de supuesto tinte progresista no cumple una sola promesa de campaña mientras sigue bombardeando lejanos países. Estallan en España y Grecia, las divas Europeas que vivían del Turismo y terminaron hipotecando hasta sus islas y aeropuertos para pagar la joda de las corporaciones representadas por la Perestroika. En Francia las promesas de cambio también incumplidas reviven y superan la virulencia del Mayo del 68. El chanchullo de las primaveras árabes y la devastación promovida a misilasos por la OTAN transforma ese basto pedazo del planeta en territorio de nadie y solo produce muerte y emigración que muere en las puertas marítimas de una Europa en recesión que culpa a los inmigrantes vengan de donde vengan.
    La relativa, discutible, opinable, pero evidente oportunidad histórica perdida de América Latina se choca con el fin de las vacas gordas y la fiesta de los commodities, que es como se le llama a los recursos naturales y alimenticios que exportamos continentalmente a la floreciente China y otras naciones, proveyendo nos de dolares que permitieron repartir mejor la torta, pero no garantizaron la modificación estructural de la producción de riqueza y en manos de quien queda.

    Ahí, justo ahí, es donde mete la cola el gran hermano.
    El mundo vive una era de hiperconectividad solo pensable en la ciencia ficción hace apenas algunas décadas. Un porcentaje abrumador, casi la totalidad de la población urbana, tiene sus datos personales, gustos y preferencias volcados a la red. Empresas como Google, Facebook, Amazon, Cambridge Analytica y otras son dueñas de nuestras almas que se ofrecen en la vidriera digital de las redes sociales. Y en el capitalismo, todo tiene un precio.
    La nueva derecha se apoya en los grupos mega concentrados, que son pocos, y principalmente en los medios de comunicación, que son menos aún.
    Reparten un discurso virulento de odio y apuntan allá lejos al enemigo del pueblo, que no es mas que su semejante, de otras latitudes o extracción social. Los medios de comunicación son aún la pieza clave de la desfiguración, segmentación, tergiversaciones y manipulación del mensaje.
    La pelea será comunicacional, para que corporaciones como Clarín, O Glovo, Mediaset, Fox, CNN, y otras, no sigan embistiendo de poder político a personajes como Macri, Bolsonaro, Trump, Berlusconi y otros, engatuzando a las clases populares y arrastrándolas a dispararse en el pie irremediablemente, en un escenario donde la vigilancia remota y la represión personalizada y tele dirigida haría temblar a ejemplares del fascismo originario de principio de siglo de escozor.

    Y la pelea será política, para que no haya lugar en la arena de la misma para traidores, mentecatos, malas-yerbas y medias-tintas, reivindicando a la política como el medio y la herramienta para la construcción de una sociedad mejor, no confundiendo al enemigo, y mucho menos sentándolo en la mesa de decisiones en nombre de un consenso y una unidad que no puede ser tal.
    A les compañeres se les discute y se les critica, y a les enemiges se les combate sin miramientos.
    El reloj biológico del planeta y el reloj histórico de la dignidad lo demandan.

Colectivo Editorial ZondeTrope

Comments are closed.