La interna, el humo y la cortina.

Esta tarde leí, en un mero grupo de wasap y casi al pasar, uno de los análisis mas interesantes de la recién empezada pero intensa vorágine electoral proselitista.

¿Y si esa interna feroz entre la bolsa de gatos opositora que intenta apretarse en el sello de “Juntos” en realidad no es mas que una cortina de humo para evitar hablar de lo obvio?
Que es lo obvio, se preguntara quien lea. Lo obvio es que los personajes funestos que a cara de cemento salen de gira por los canales tradicionales del coro estable del poder, NO TIENEN un solo logro real de gestión que mostrar. Y no solo eso, sino que de explicitarse lo que han echo en ejercicio de funciones de gobierno, seria suficiente para que no puedan presentarse en ningún otro lado que no sea en Tribunales.

Veamos.
En la ciudad mas rica del país (CABA), por varios puntos porcentuales arriba de cualquier presupuesto provincial, las niñeces carecen de vacantes y establecimientos educativos suficientes, la oferta cultural y deportiva gratuita es casi inexistente, es cada vez mayor la cantidad de gente durmiendo en las calles, la conectividad es privilegio del que puede pagarla, y la obra publica se dedica a facturar a lo tonto con veredas echas una y otra vez, las macetas mas caras de tu vida, torres de hormigón gigantescas para el parque inmobiliario y plazas donde la cada vez mas fascista policía de la ciudad mira con ojos de Pantone la pinta de quien circula por las mismas, fungiendo como garantes de una segregación silenciosa que mantenga a la gente de la villa, adentro de la villa, donde siguen sin llegar el agua, la electricidad, la cloaca, los bomberos y las ambulancias.


De las y los personajillos que tuvieron responsabilidad (por llamarlo de algún modo) ejecutiva de gobierno durante los 4 años de la alianza amarilla, ni hablar.
Se pusieron el país de sombrero, lo entregaron endeudado hasta los tuétanos y con los pantalones bajos, desmantelaron su capacidad productiva, se rebajaron al mas profundo lacayismo celebrando una venta de limones al patrón de estancia mundial, y dieron rienda suelta a su odio de clase mas visceral cargándose a la salud, la educación y la cultura publica encarnada en los hospitales que no terminaron faltando chaucha y palitos, las escuelas que nunca construyeron (ni un jardín) y los clubes de barrio que mandaron a la quiebra (junto con cientos de miles de económicas domesticas) con la dolarización indiscriminada de tarifas que abultaron los bolsillos de mandamases, socios y cómplices.

Cuando se observa el perfil tremendamente impresentable de algunos personajes inexplicables como la (más inexplicable aún) docente universitaria de historia Sabrina Ajmetch, uno no podría mas que coincidir que tiene buenas bases fundantes la teoría del compañero wasapero. Que por cierto se llama Agustin, y a quien agradecemos la gentileza.
Y es que la susodicha docente Sabrina Ajmetch, es impresentable por donde se la mire, hasta para ellos.
¿Y si la pusieron para que sea blanco de toda la atención mientras te lo pintan al colorado Santilli como un simpaticon con buen oído para lo vecinos, obviando por completo su participación en las patotas de la UCEP que se dedicaba a fajar indigentes durante el virreynato del Mauricio en la Ciudad, allá lejos y hace tiempo, cuando pensábamos que la demencia ideológica senil era solo patología porteña, o a lo sumo cordobesa?.

Sobre la interna Larreta-Macri habría mucha tela para cortar. Empezando por recordarle a los poco memoriosos o muy jóvenes que fue el pelado de la fundación Sophia (un think tank al servicio de la embajada) quien invento al ojos de cielo. Podría seguirse que la afirmación de Franco Macri que de que su hijo Mauricio nunca debió ser presidente tiene un origen muy lógico: ellos representan a la clase real en el poder, esa que no figura en las listas electorales por que es quien las arma desde las lujosas oficinas con cuyas lapiceras digitan la gobernanza de la argentina, definiendo los precios de la energía, los alimentos, la tierra, el acero, el comercio, la falopa, las telecomunicaciones y otras yerbas. Y siempre es preferible que se mantengan a cubierto de las luces, detrás de la cortina. Mauricio es tan zonzo, que incluso eso no supo hacer bien.

Que no nos engañen, en esta elección, como en muchas otras, se juega el pulso de quien tiene mas margen de maniobra.
Una coalición que, con sus (demasiadas) echadas de agua, representa la popularidad de la sociedad, o una coalición que demostrado ser el peor verdugo al servicio de los peores patrones, haciéndonos retroceder 500 casilleros a la velocidad de la fibra óptica y el neoliberalismo.
La desenterrada del cementerio de la Union Civica Radical, queda para otra ocasión.

Colectivo Editorial ZondeTrope

Comments are closed.